Alicia Correas en el Ciclo de Conciertos Comentados de Musicarte XXI

El cuarto encuentro del ciclo de conciertos comentados de Musicarte XXI tuvo lugar el último miércoles 5 de septiembre a las 20 Hs., en el Auditorio Francis Poulenc, donde la prestigiosa pianista rosarina Alicia Correas nos honró con la única presentación en Buenos Aires, brindando un inolvidable concierto que incluyó un repertorio de compositores nacionales e internacionales, y que dedicó a la memoria de su amiga, y gran pianista, Haydée Lustaunau.

Entre las obras elegidas por la intérprete estuvieron las “Piezas Fantásticas” de Robert Schumann: De Tarde, Salto, ¿Por qué?, Capricho, En la noche, Fábula, Enredo de un sueño  y Fin de Canción; y la primer audición en la capital de la Suite “Buenos Aires Tango”, de Eduardo Hernán Gómez, que estrenará a fines de agosto en su Rosario natal.

La artista se reencontró con su público de Buenos Aires luego de una exitosa gira por Europa en 2011 -donde además grabó por quinta vez consecutiva para Radio Vaticana- en un concierto íntimo, promovido por la iniciativa de Musicarte XXI.

Luego del concierto, y ya detrás de escena, Alicia Correas habló de su experiencia en esta entrevista donde compartió su pasión por la música, sus inicios y su mensaje para los que se inician en el camino del arte y la música.

– ¿Cómo se elige el repertorio para un concierto?

A veces nos piden una obra en particular, pero muchas veces trabajo alrededor de una idea. A mí me gusta mucho tocar a los Barrocos, a los Clásicos y a los Impresionistas, aunque también me gusta tocar a los Románticos. Me gusta mezclar distintos estilos y tiempos. Lo importante es poder creer en la obra para transmitir su mensaje.

– En su última gira por Europa en 2011 eligió un repertorio de músicos argentinos…

Para  la última gira por París, Roma, Campobasso y Varsovia elegí un programa de músicos argentinos porque siempre son muy bien recibidos afuera y porque es importante dar a conocer las obras  que son nuestras. Interpreté “Vértigo porteño” de Eduardo Gómez, tango (de “Aquél Buenos Aires”) de Pedro Sáenz, “Adiós Nonino” de Piazzolla y la suite “En la Sierra” de Alberto Williams, además de dos obras de compositores rosarinos que me fueron dedicadas: la “Sonata nº 6” de Federico Miyara, con dos primeros premios de composición, y “Espacios gestuales” de Daniel Cozzi.

Ha sido considerada una niña prodigio del piano, ¿Cómo fueron sus primeros pasos en la música?

A los tres años tocaba de oído cualquier melodía que escuchaba en la radio. En casa teníamos un piano que tocaba mi madre y luego mi hermana mayor. Cuando ella se bajaba del piano, yo aprovechaba para subirme. Recuerdo que a los tres años, una tarde de verano, mi abuela me llevó a  “comprar un piano” para mí sola. Apenas podía con mi emoción pero, para mi sorpresa, cuando abrí el paquete envuelto en papel madera, me encontré con un pianito rosa con las teclas negras pintadas de azul. Al tocar la primera nota, no pude evitar tirar  el pianito contra el piso. ¡Creo que ahí se dieron cuenta de que mi interés por la música iba muy en serio!

-¿Cómo fue la experiencia de tocar por primera vez ante un público?

A los cinco años tuve mi primera presentación ante el público. Hasta hoy recuerdo el perfume a tierra y madera de los antiguos escenarios. Cuando me subí con mi vestido celeste, especial para la ocasión, apenas llegaba al taburete, con lo cual, cuando me senté, dejé entrever algo más que mi talento… El auditorio rió ya que les había causado gracia. Recuerdo que miré a cada persona de ese auditorio con mi mejor cara de mala, y hasta que no pararon de reir, yo no empecé  a tocar.

– ¿Qué consejos de sus maestros retrasmitiría a los jóvenes músicos que inician este camino?

Siempre recuerdo a mis maestros, y muy especialmente a uno de ellos, Juan Bautistas Gaggero, cuando me decía, acertadamente:  “Alicia, cuando emprendas una nueva obra, nunca escuches las grabaciones de otros artistas hasta que consideres que has descubierto la obra“. Este consejo me ha sido muy útil, ya que me hizo dar cuenta de la importancia de ser uno mismo a través de lo que el autor pide. No hay que perder  el proceso de la investigación que es riquísimo.

Alicia Correas regala una historia con cada obra que interpreta, y transmite generosamente su invaluable experiencia para los jóvenes que, como ella a sus tempranos cinco años, sueñan con pisar un escenario y llenar de notas y recuerdos una vida a pura música.

¡Gracias Alicia!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s